En Tarapacá, específicamente en “Pampa del Tamarugal”, aproximadamente a 95 kilómetros de distancia de la ciudad de Iquique, en la comuna de Pozo Almonte y a unos 1.035 metros sobre el nivel del mar, se encuentran los famosos Geoglifos de Pintados, figuras geométricas, antropomorfas o geomorfas, dibujadas en las laderas de cerros o planicies.

¿Cómo llegaron ahí? ¿Quién las creó y desde cuando existen?

Estas impresionantes figuras geométricas, de animales, peces y representaciones humanas, creadas gracias a la técnica de raspado y piedras amontonadas; fueron construidos por pueblos prehispánicos en las laderas de los cerros entre los años 700 y 1500 d.C.

Debido a lo anterior, es considerado uno de los más importantes patrimonios arqueológicos de todos los que están en esta parte del mundo.

Se cree que estas figuras fueron realizadas para servir de guía en las rutas, útiles para las caravanas de viajeros que atravesaban distintas zonas ecológicas, comunicando la pampa con valles, quebradas, cordilleras y zonas costeras.

Asimismo, los arqueólogos piensan que también pudieron ser utilizados para señalar flujos de agua, acompañar ritos locales o como una representación de pertenencia.

Este impresionante arte rupestre cuenta con aproximadamente 450 figuras. Por lo que si eres amante de las ciencias arqueológicas y antropológicas tienes que visitar este impresionante lugar.

Los Geoglifos de Pintados están en una zona desértica por lo tanto cuentan con un clima árido. La temperatura máxima promedio es de 24.4º C y la mínima de 12.5º C. Las precipitaciones calurosas son un poco más frecuentes y la máxima promedio es de 0.9 mm.

Definitivamente es un lugar de interés antropológico y arqueológico que vale la pena visitar. Así que cuando estés armando tu itinerario para viajar a Iquique no dejes por fuera los sitios que están a sus alrededores, de todos los cuales destaca sin ninguna duda un recorrido por los Geoglifos de Pintados.

Imágenes: Diego DelsoDiego Delso